¿Sabías que, el 65% de los emprendimientos fracasan antes de los primeros cinco años? Esto se debe a una mala administración o problemas de financiamiento. Si no es menos cierto, que a veces, un emprendimiento surge como algo espontáneo que crece y deja de ser un hobbie; a veces no tenemos el tema finanzas en cuenta porque no es nuestra área de conocimiento o porque creemos que no es tan importante. Si estás en la fase en la que despiertas y te das cuenta que es hora de comenzar a controlar las finanzas de tu negocio, este artículo es para ti.

Hay una serie de consejos financieros que todo emprendedor debe conocer, no se trata de volverse un experto en el tema. Se trata de conocer cuáles son sus fundamentos y buscar la mejor forma para llevar los números. Aunque tengas el mejor de los productos o servicios, si no tienes la capacidad de analizar variables como tu rentabilidad, tus costos fijos y/o variables, gasto material,  tus cuentas por pagar o cobrar, inversiones o por ciento de retención, no tendrás una idea clara de lo que realmente está pasando en tu negocio. Seamos realistas: ¨las cuentas, son cuentas y lo demás son cuentos¨.

7 consejos que todo emprendedor debe conocer sobre finanzas

Separa las finanzas personales de las profesionales

Si tu negocio está registrado y todo está en orden deberías tener una cuenta fiscal en el banco que es independiente y es solo para tu negocio. El problema radica en que en la práctica, sobre todo si estás empezando, eso no se aplica. Entonces sueles tener una misma cuenta para manejar tanto tus finanzas personales, como las de tu negocio. ¡Muy mal! Sepáralos ya, no es lo mismo el gasto que tienes en tu vida personal que el de tu negocio. Este es el primer paso para que tu negocio tenga independencia financiera.

Ponte un sueldo

Necesito comprar café y no tengo dinero en la cartera, sencillo si el negocio es mio, tomo dinero de la caja y listo. ¡Noooo! Devuélvelo ahora mismo. Deja de atracar el dinero de tu negocio, ponte un sueldo fijo y no te permitas tocar un céntimo más, así podrás crecer en el tiempo. Puedes definir un período donde tengas salario fijo y otro dónde recojas todas tus utilidades y así poder tomar decisiones sobre el próximo paso a seguir para mejorar tu negocio.

Revisa tus cuentas con frecuencia

Para poder medir la rentabilidad de tu negocio, es imprescindible que manejes el saldo de cada cuenta en el tiempo y estudies su comportamiento. No basta con analizarlas cuando tienes que pagar los impuestos a la ONAT o hacer la declaración jurada, agenda un día en tu calendario para cerrar un período contable y analizar lo que pasa en él. Si tienes un negocio muy grande te recomiendo que tus períodos sean semanales o decenales, si no, una vez al mes es suficiente. Esta práctica te ayudará a detectar posibles errores en tus cuentas y corregirlos.

Estudia un poco más

Ya sé que es complicado, por las características del medio en el que nos encontramos, encargarte de hacer brillar tu negocio, tener clientes satisfechos y encontrar proveedores de materia prima con precios razonables. Sin embargo, debes encontrar un tiempo en tu agenda para tomar un curso o acercarte a un profesional y pedir asesoría. Te recomiendo CubaEmprende, te brindarán muchísimas herramientas útiles para hacer crecer tu negocio.

Establece presupuestos

No desequilibres tu negocio, no hagas inversiones basadas en improvisación, si tienes tus cuentas al día ellas te mostrarán que hacer. Establecer un presupuesto hace que fijes un tope en tus gastos y así no hay sorpresas al final del mes. Si necesitas llevar a cabo una inversión que no puedes posponer porque va a mejorar tu proceso interno, utiliza un fondo de imprevisto que debes tener creado para amortizar gastos inesperados.

Ahora, debes saber algo, todos estos consejos son válidos y siempre que los apliques vas a obtener buenos resultados, pero debes tener en cuenta que mientras aprendes sobre el tema se te acumulan las cuentas por cobrar o pagar y tu negocio se ahoga probablemente en deudas y tú en papeles. La solución, sencilla, te la explico a continuación.

Utiliza un gestor

¡Zapatero a tus zapatos! Este refrán popular, nos viene como anillo al dedo. No pretendas hacerlo todo tú solo, delega trabajo, y enfócate en lo que realmente sabes hacer. Un gestor profesional o tenedor de libros se encarga del papeleo, presentación de los impuestos y demás paetidas financieras. Además que puedes contar con el apoyo de esta persona en tu formación. Un consejo a la hora de elegir, no te fijes solo en el precio, valora todo lo que puede ofrecerte.

Automatiza

Como mismo automatizas y programas tus publicaciones en redes sociales, también puedes automatizar tus procesos financieros. Estamos en la era de la tecnología, si puedes llevar tus números con unos cuantos clics,por qué no hacerlo, no tienes que darle acceso a tus datos financieros a nadie. Hay una serie de programas que pueden hacer esto por ti. Yo particularmente utilizo K-Manager, un sistema contable financiero desarrollado por nuestra empresa que se adapta a las necesidades de cada negocio y que es muy fácil de implementar. Te dejo el enlace para que lo valores por ti mismo.

Si este artículo fue valioso para ti, déjame tu agradecimiento en los comentarios. O suscríbete a nuestro Newsletter para recibir directo en tu correo más artículos como este.

 

 

 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.