El mercado cubano es creciente, muy inestable y cambiante. Con el desarrollo tecnológico de la isla y la apertura de nuevas formas de ingreso, los negocios cubanos han evolucionado y se han unido muchos más jugadores a la partida. 

La llegada de nuevos competidores al mercado hace que muchos negocios tengan que replantearse sus metas y adaptarse a las nuevas condiciones para poder ser exitosos. Una buena forma para aliviar la presión son las alianzas estratégicas empresariales.

¿Qué es?

Una alianza estratégica empresarial se entiende como una amistad o colaboración duradera entre dos o más negocios. Estos toman acuerdos comerciales para lograr un objetivo en común.  

Ventajas

Transferencia de tecnologías para brindar un servicio más integral al cliente.

Muchas veces tenemos carencia de algunas herramientas para realizar un servicio integral. Si por ejemplo tienes una peluquería una alianza estratégica con un fotógrafo te brindará la posibilidad de dar a tus clientes una experiencia más completa.

Aumento de las ventas.

Las ventas cruzadas funcionan, si aplicas cupones o tarifas de descuento para los clientes de tu aliado estratégico, aumentarán la cantidad de clientes para ambos.

Publicidad conjunta

Abaratas los costos en publicidad. Mejoras la capacidad comunicativa con los clientes y tienes acceso a más canales de distribución.

Compartir información 

Aprendes de la empresa aliada pues comparten información, procesos, experiencias, clientes y aspectos organizativos.

Crear barreras de entrada a nuevos competidores

En un mercado dominado por la alianza estratégica se dificulta la entrada de nuevos competidores, porque las alianzas permiten dar respuesta a varias necesidades del cliente.

La clave del éxito

La clave del éxito de una alianza estratégica es la confianza que se genere por parte de los aliados y la lucha por un objetivo en común. Primero debes sentar las bases para ello dejando desde el inicio un plan bien detallado de las metas que se plantearán. Segundo, la transparencia es fundamental para que no se genere desconfianza o recelos que dañen la alianza. Tercero, debe quedar plasmado en qué consiste el aporte de cada parte. Por último contrata un abogado para que dejes legalmente acordado todas las condiciones por las que se regirán ambas partes para que la alianza sea exitosa.  

Deja una respuesta

Your email address will not be published.